Pedro Abizanda: "Nuestro reto es hacer visible la relevancia de la investigación en envejecimiento saludable y fragilidad"

Pedro Abizanda, coordinador del Programa de Formación del CIBERFES
martes, 31 de julio de 2018

El Programa de Formación del CIBERFES tiene como objetivo fundamental la promoción de la formación de investigadores en el área de Fragilidad y Envejecimiento. Para ello, prepara a jóvenes geriatras en investigación básica y a jóvenes investigadores básicos en la relevancia de los problemas clínicos asociados al envejecimiento. Su coordinador, Pedro Abizanda, subraya el reto de hacer visible la relevancia de la investigación en envejecimiento saludable: “La investigación en Fragilidad apenas tiene una trayectoria de 15 años, pero la necesidad de estudios es tanto o más imperiosa que en otras áreas de la salud”. “El Programa de Formación del CIBERFES debe fomentar la calidad de la investigación y la colaboración entre grupos CIBERFES y con grupos de otras áreas CIBER, pero debe ser también un atractivo para que otras plataformas de investigación españolas, europeas o del ámbito privado se impliquen en la consecución de este objetivo”, asegura.

-¿Cuáles considera que son los principales retos para la formación de investigadores en el área del Envejecimiento?

-El principal reto es que nos movemos en un campo  transversal, que afecta a numerosos ámbitos y en el que están involucrados múltiples profesionales, investigadores básicos y clínicos fundamentalmente, pero también investigadores de la epidemiología, de la economía de la salud, de los cuidados de enfermería, de aspectos psicosociales o del ejercicio entre otros. Al final, todos estos ámbitos deben confluir en conseguir que las personas mayores puedan acceder a un envejecimiento saludable, retrasando la fragilidad y evitando la discapacidad, por lo que el nexo de unión es la Medicina Geriátrica. Incluso dentro del ámbito de la investigación clínica, otras especialidades médicas como la cardiología, nefrología, reumatología o neumología, entre otras, pueden investigar en envejecimiento y fragilidad, por lo que la coordinación es imprescindible. Es necesario que el investigador básico conozca la aplicabilidad clínica de sus modelos animales y que el investigador clínico disponga de modelos fisiopatológicos y dianas terapéuticas para sus pacientes. Solo una estrecha coordinación permitirá una adecuada investigación traslacional.

El segundo reto es la relativa “novedad” del campo en el que nos movemos. La insuficiencia cardiaca o la diabetes cuentan con más de 2.000 años de historia, mientras que la fragilidad clínica apenas cuenta con más de 15 años. Sin embargo, la imperiosa necesidad de encontrar respuestas ante el exponencial envejecimiento poblacional, el cambio de modelo de enfermedad de aguda a crónica y el cambio de paradigma en la atención sanitaria a los mayores preconizado por la OMS desde la atención centrada en la enfermedad (aguda o crónica) a la atención centrada en la función, hacen tan o más relevante la investigación en envejecimiento y fragilidad que sobre otras patologías con más historia. Esto no significa no investigar sobre enfermedades, sino hacerlo preferentemente sobre aquellas que condicionan una pérdida de función en las personas mayores (diabetes, insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica, osteoartrosis, EPOC, deterioro cognitivo, principalmente) especialmente cuando se agrupan en “clusters” y, más importante, los mecanismos por los que estas enfermedades conducen, en connivencia con el propio proceso de envejecimiento, al deterioro funcional, la fragilidad y la discapacidad. Muchas veces esta necesidad no es percibida por los jóvenes investigadores que prefieren investigar en cáncer, cardiovascular o infecciosas con un abordaje tradicional, ámbitos más conocidos y prestigiosos aparentemente. El reto es hacer visible la relevancia de la investigación en envejecimiento saludable y fragilidad en un mundo gerontófobo.

Esto trae como consecuencia el tercer reto que es la financiación. No debemos olvidar que el CIBERFES es el área con menor financiación del CIBER, y sin financiación no hay investigación de calidad. La financiación de la formación es pues imprescindible para dotar a los jóvenes investigadores de los conocimientos básicos y clínicos necesarios.

-¿Qué puede aportar a la formación en el área del Envejecimiento el contar con una estructura como CIBERFES?

-Sin duda es una aportación muy relevante puesto que en el CIBERFES están incluidos grupos clínicos, grupos básicos, grupos epidemiológicos, grupos del ejercicio físico, grupos de cuidados y próximamente grupos de economía de la salud. CIBERFES permitirá que investigadores de una disciplina aprendan elementos de otras que enriquezcan sus proyectos. Además, las reuniones con otras áreas del CIBER permitirán el enriquecimiento y la formación de los investigadores en disciplinas complementarias, y la posibilidad de acceder a cursos de formación en los que el CIBERFES tiene presencia o implicación directa también mejorarán la formación de jóvenes investigadores.

-¿Cuáles son las prioridades y los objetivos que se marca el CIBERFES en este campo a través de este Programa de Formación y su balance en estos primeros meses?

-Durante este primer año de funcionamiento nos hemos planteado las siguientes prioridades y las siguientes actuaciones:

Hemos establecido un sistema de convocatoria abierta de ayudas para la movilidad a investigadores CIBERFES para financiar o cofinanciar estancias nacionales o internacionales, preferentemente dentro del área. Tendrán prioridad las solicitudes de estancias en grupos CIBERFES que estén desarrollando un proyecto (financiado o intramural) con el grupo CIBERFES de origen del solicitante. Esto permitirá no solo fomentar la colaboración entre grupos CIBERFES, sino la adquisición de conocimientos y habilidades en campos diferentes a los que trabajan habitualmente los investigadores jóvenes.

Es una prioridad que los diferentes grupos del CIBERFES conozcan la investigación que se realiza en cada uno de ellos para establecer sinergias y realizar formación continuada a sus investigadores. Para ello se han realizado diferentes encuentros con carácter formativo y divulgativo, en concreto la Reunión de grupos CIBERFES en el ISCIII en Madrid el día 17 octubre de 2017, la Reunión de grupos CIBERFES en Pamplona el día 25 de noviembre 2017 y la Reunión de grupos CIBERFES en CaixaForum Barcelona el día 13 de abril 2018.

El CIBERFES va a ser colaborador en el ‘III Congreso Nacional de Jóvenes Investigadores en Biomedicina: V Congreso de Biomedicina Predocs Valencia’, que se celebrará en esta ciudad en noviembre de 2018. En este entorno, no solo participará mediante financiación, sino que participará en los foros realizando diseminación de la necesidad de investigar en envejecimiento y fragilidad a los jóvenes investigadores.

El CIBERFES ha participado activamente con varias exposiciones en el ‘INJOY Summer School EIT-HEALTH’ celebrado del 25 junio al 4 julio de 2018 en la Universidad de Barcelona. Se trata de un programa de 10 días de trabajo destinado a 30 profesionales de todo el mundo interesados en desarrollar nuevas soluciones de negocio para empoderar a los ciudadanos a modificar sus conductas alimentarias y conseguir un envejecimiento saludable. La investigación y la innovación en envejecimiento y fragilidad son pilares básicos del desarrollo traslacional en este ámbito.

En el marco de reuniones conjuntas con otras áreas del CIBER, Adolfo Díez, coordinador del CIBERFES, participó en las Jornadas del CIBER‐BBN celebradas en Santander los pasados 13 y 14 de noviembre. Asimismo, en octubre participamos en la  X Jornada de Formación CIBERES, de la que ha surgido la convocatoria conjunta de proyectos en la que se va a financiar con 50.000 euros tres proyectos en los que participarán grupos del CIBERES y del CIBERFES. Además, en las próximas Jornadas Anuales del CIBER-BBN, que se celebrarán en Valladolid los días 12 y 13 de noviembre 2018, el CIBERFES participará con un foro clínico sobre Fragilidad y Envejecimiento Saludable.

Por último, el CIBERFES ha participado en otros foros formativos extramuros como el ‘52nd ESCI Annual Scientific Meeting (ASM)’ celebrado del 30 de mayo a 1 de junio de 2018, en el que Cristina Andrés Lacueva y Xavier Nogués Solán del CIBERFES participaron en el Workshop ‘Precision nutrition’ el 1 de junio, y en la ‘Reunión Advantage Joint Action’ el 19 junio de 2018 en Valencia, con la presentación en España de los informes ADVANTAGE Joint Action sobre fragilidad y el debate sobre la manera más adecuada para afrontar la fragilidad, en el que participaron José Viña Ribes, Pedro Abizanda Soler, Francisco José García García y Leocadio Rodríguez Mañas.

-¿Cómo contribuye el diseño del Programa de Formación a la transferencia del conocimiento a la clínica y a la calidad de los trabajos científicos y su difusión?

-El CIBERFES es una oportunidad única no solo de colaboración entre grupos con un objetivo común desde disciplinas diferentes como es la Fragilidad y el Envejecimiento Saludable, sino de mejora en la calidad de la producción científica de los grupos mediante la interactuación. El programa formativo facilita estos dos objetivos, además de ser una plataforma de valor añadido para la visualización de los logros científicos.

El programa formativo debe fomentar la calidad de la investigación y la colaboración entre grupos CIBERFES y con grupos de otras áreas del CIBER, pero debe ser también un atractivo para que otras plataformas de investigación españolas, europeas o del ámbito privado se impliquen en la consecución del objetivo final del programa.